Curiosidades de Madrid

La ciudad de Madrid es la capital de España, su nombre proviene de la lengua romana matrich que significa “matriz” interpretado como matriz de agua o manantial, eso debido a la abundancia de los ríos que habían en la localidad. La ciudad se encuentra a 600 metros de altura sobre el nivel del mar.

Entre las curiosidades que no puedes dejar a un lado a visitar esta hermosa ciudad se encuentran las siguientes:

La placa del KM 0

En muchos países del mundo el KM 0 es una localización geográfica que marca las distancias de todo el territorio y en el caso de España el Kilómetro 0 se encuentra en la ciudad de Madrid, más precisamente en la puerta del sol, siendo nada más una baldosa en el piso.

Posada el peine

Es considerada una de las posadas más antiguas de todo España desde el año 1610. En la actualidad la posada es un alojamiento que está ubicada entre la puerta del sol y los arcos de plaza mayor,  está en una zona céntrica para que no dejes de conocerla.

Las placas centenarios

Los comercios centenarios son distinguidos por una placa en el suelo,  su significado es por los servicios que prestan o han prestado durante muchos años a la ciudad de Madrid, así como una antigua relojería desde el 1880.

Reserva del banco nacional

Un dato curioso que muchos desconocen es que debajo de la fuente de Cibeles, a 75 metros de profundidad se encuentra la cámara corazada del banco con toda la reserva de oro nacional. Debajo de esta fuente hay 2 canales subterráneos que también son los que surten a la fuente de la Diosa; en caso de robo las puertas de la cámara se cerrarían y los pasillos se bloquearían, de esta manera se activaría un mecanismo que inundaría por completo el foso de acceso a la cámara.

Aseguradora de incendios

Si vas caminando por casco histórico verás que  en casi todos los almacenes tienen un cartel arriba de sus puertas que dice “asegurado de incendios” desde años como 1883, esto se debe a qué en 1822 se crea la primera aseguradora de incendios de España por iniciativa del pueblo de Madrid, porque en esos tiempos los incendios eran muy frecuentes ya que las viviendas eran construidas con materiales de madera y los sistemas de iluminación eran caseros. Por esto fue reglamentario colocar los carteles arriba de las puertas para distinguir si la casa estaba asegurada.